pareja-feliz-Hace unos días una mujer joven me preguntaba, preocupada, como podía protegerse del virus del papiloma humano (HPV por sus siglas en inglés), pues había leído que este virus puede atravesar los preservativos, y se cuestionaba cómo iba a dejar de utilizar preservativos en su relación de pareja, si sería necesario que él se hiciese algún análisis para confirmar que no podía contagiarle el virus.

Lamento profundamente que nos estemos dejando arrastrar por esta cultura del miedo tan manejada por el márketing comercial de los que nos venden productos, y tan aceptada por la mayoría de médicos.

Valoremos algunos datos simplemente con un poco de sentido común:

  1. El HPV convive con nosotros por lo menos desde hace cientos de años, como tantos otros, y no ha impedido que lleguemos a ser miles de millones sobre la tierra.
  2. En la década de los 70 el cáncer de cuello uterino era una de las primeras causas de mortalidad en las mujeres. Fue la década en la que se empezaron a sistematizar las revisiones periódicas con citología, y el resultado ha sido muy bueno porque en la actualidad el cáncer de cuello uterino como causa de mortalidad está por debajo del puesto décimo.
  3. Actualmente en España en general padecen cáncer de cuello uterino cada año  8-9 mujeres de cada 100.000, y sólo 2-3 mujeres por 100.000 fallecen por esta causa, las demás consiguen superar la lesión con los tratamientos adecuados. Es más probable que te toque la lotería si compras que morir por cáncer de cuello uterino.
  4. Lo que parece que han demostrado las investigaciones es que prácticamente el 100% de las mujeres que tienen relaciones sexuales se contaminan con virus del HPV, sea cual sea su método anticonceptivo. Si la incidencia de este cáncer es tan baja quiere decir que la mayoría de las mujeres nos defendemos muy bien de estos virus y nuestro sistema inmunitario termina controlándolos. Lo peligroso no es infectarnos sino carecer de un sistema inmunológico en condiciones para defendernos o no llevar un control en caso de que la infección prospere.

Después de comprender y aceptar que el HPV no es tan peligroso como nos lo han vendido y que la realización de una citología periódica es una medida de protección suficientemente eficaz, podemos todavía plantear algunas medidas saludables para mantener en buena forma a nuestro sistema inmunitario:

De sentido común vuelve a ser pensar que utilizar los preservativos como método anticonceptivo, aunque no sean absolutamente impermeables y especialmente cuando no tenemos una pareja de confianza, nos va a ayudar a prevenir lesiones porque siempre reducen mucho la cantidad de agentes extraños vivos que llegan a nuestro interior, y así es más fácil que nuestras defensas sean capaces de cumplir su función sin sobrecargarse. Después de un tiempo de relación estable nuestro sistema inmunitario ya ha generado las respuestas adecuadas para eliminar con facilidad lo que es peligroso y tolerar lo no peligroso de los elementos extraños que llegan a través de la relación sexual, pudiendo prescindir de los preservativos para utilizar otros métodos anticonceptivos o para conseguir un embarazo sin incurrir en un riesgo significativo para nuestra salud.

A la hora de elegir otro método anticonceptivo podemos tener en cuenta que las estadísticas demuestran que las portadoras de DIU de cobre padecen menos lesiones que las que utilizan tratamientos hormonales (píldoras, parches, anillo vaginal,…). Esto sucede en parte porque los estrógenos a dosis altas influyen de manera negativa en el funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, y las dosis medicamentosas son muy superiores a los niveles hormonales espontáneos. De forma similar otros medicamentos como la mayoría de los antiinflamatorios interfieren negativamente con nuestro sistema inmunitario cuando se utilizan con frecuencia o de manera prolongada.

Y para terminar lo mejor que podemos hacer para protegernos de esta y otras infecciones es ocuparnos de generar hábitos saludables en nuestra vida cotidiana:

  • Dormir unas 8 horas todos los días y descansar un poco después de comer.
  • Elegir alimentos frescos de temporada, reducir la cantidad de proteínas de origen animal porque en general las comemos en exceso y evitar todo lo posible los alimentos y bebidas procesados que llevan conservantes, colorantes y otras químicas que sobrecargan y agotan al sistema inmunitario.
  • Realizar de manera habitual alguna actividad física que resulte placentera (caminar, deporte, baile, juegos en grupo, …) y/o relajante (yoga, meditación, gimnasia integrativa,…)
  • Reducir el estres cotidiano porque la química del estres debilita mucho nuestro sistema inmunitario. Disfrutar de lo que haces cada día.

Un consejo extra para quien lo quiera escuchar:  La oxitocina producida por la hipófisis estimula intensamente de manera fisiológica y equilibrada  nuestro sistema inmunológico, y se libera de manera importante durante las relaciones humanas placenteras siendo una de las responsables de la satisfacción sexual. Así que deja de preocuparte por los virus y ocúpate de tener relaciones personales satisfactorias.

3 thoughts on “¿Cómo puedo protegerme del virus del papiloma humano?

  1. No sé cómo agradecerle este post.
    Hace un año con una cara espantosa me comunicaron que tenía palabras textuales “una lesión precancerosa”. Después del shock inicial y de que no se me dieran las explicaciones oportunas, pasé por 3 meses espantosos en los que nadie parecía darme respuestas y todo eran vaguedades, entre las que no tener una pareja parecía que me catapultaba hacia el pecado y la promiscuidad.
    Tuvo que ser una persona ajena al sistema sanitario quien me hiciera una síntesis paralela a la que acabo de leer, y quien me apoyara para seguir andando por la vida.
    Aunque pasado un año aún no he tenido relaciones sexuales, primero por un bloqueo en el que me sentía apestada, luego por no saber si puedo afectar a la salud de otras personas, no estoy dispuesta a renunciar a ellas eso si con las máximas precauciones posible: preservativo desde el minuto 0.
    Por favor continúen esta labor de difusión, parece que seamos culpables de algo quizás sea otra forma de seguir esclavizándonos y además parece que fuéramos las mujeres quienes una vez más debamos acarrear el estigma de la culpa.

    GRACIAS GRACIAS GRACIAS

  2. Me alegra que esta información te haya resultado útil. Tu comentario me confirma que el sistema sanitario-médico en general induce mucho miedo en las pacientes y da muy pocas explicaciones, lo que resulta contraproducente para conseguir el objetivo de mejorar la salud de cada individuo.
    Además te agradezco los comentarios positivos que ofreces, porque me animan a seguir transmitiendo una visión más positiva e integral de la salud, donde uno no es culpable de su enfermedad sino responsable de su vida y su salud.
    Por tanto, GRACIAS A TI POR TU COMENTARIO.

  3. Gracias doctora por este post esperanzador. El año pasado me descubrí algunas verrugas y después de pasar horas tras una pantalla leyendo sobre el VPH sentí que me iba a enfermar de lo mal que estaba anímicamente. Pase noches y noches llorando y sentía que ya no quería vivir si iba a tener que convivir con el vph toda mi vida. Desde entonces he decidido no mantener relaciones sexuales por precaución, para no contagiar a nadie. Hoy en día creo que ya me he resignado y estoy mejor pero fue muy duro. Sumado a esto estaba sin cobertura médica y no podía asistir a una consulta. Ahora tengo nuevamente obra social así que pronto estaré visitando un ginecólogo. Gracias por la información!

Los comentarios están cerrados